La ley del silencio

La ley del silencio
abril 16, 2019 admin

El lobby LGTBI trata de imponer sus postulados a toda la sociedad.

Los recientes acontecimientos sucedidos en Alcalá de Henares, cuando un suplantador se hizo pasar por un homosexual que buscaba ayuda en un Centro de Orientación Familiar, y la posterior caza de brujas mediática contra dicho COF, han puesto de manifiesto una realidad: cada vez hay más temas “prohibidos”, de los que ni siquiera se puede hablar. Hay asuntos sobre los que ya no se puede tener una opinión particular, si es que esta se desvía de la doctrina oficial del Poder. Sobre ciertas cuestiones se ha impuesto un pensamiento único que no admite interpretaciones.

Hemos vuelto al “caso Galileo”, y quien piense diferente sobre asuntos, por ejemplo de género, está condenado a ser un proscrito, y en ocasiones, un delincuente sobre el que caerá el peso de la ley. A pesar de la desaparición del nazismo y del hundimiento del estalinismo, en nuestras democracias se ha instalado un totalitarismo ideológico que nos recuerda las épocas más oscuras de nuestra historia.

La razón, llamada a presidir cualquier discusión democrática, ha sido sustituida por el sentimiento, curiosamente inducido y universalizado

Este cáncer creciente corroe poco a poco los pilares de la democracia, que así se va convirtiendo paulatinamente en una democracia formal, epidérmica, pero que no se basa en la libertad de los individuos, que empieza por la libertad de conciencia y de pensamiento. Se trata de un pensamiento único que partió desde arriba, desde minorías apoyadas por el poder, y acabó dominando la opinión pública gracias a un insistente trabajo de los grandes medios y de ámbitos culturales y académicos.

Todos recordamos cuando en el País Vasco no se podía charlar de política en el bar o entre los vecinos. En aquella época era la violencia la que imponía la ley del silencio. Hoy el silencio se impone sin muertos, como una dictadura del pensamiento, o mejor del conocimiento. Si piensas distinto es que razonas de forma equivocada, lastrado por una tradición supuestamente superada, nociva y supersticiosa.

Pero el problema es que la razón ha sido expulsada del debate que siempre caracterizó a las democracias. La razón, llamada a presidir cualquier discusión democrática, ha sido sustituida por el sentimiento, curiosamente inducido y universalizado. Si tu forma de pensar no coincide con el “sentimiento único”, eres un peligro social y debes ser neutralizado por un no escrito “pogromo”. Lo peor es que esta ley del silencio, por su propia naturaleza, impide que se pueda hablar de esto en el foro público. Es una dictadura funcional, invisible, silenciosa, que avanza como una niebla, que se vuelve cada vez más densa.

La entrada La ley del silencio se publicó primero en Actuall.

Fuente: Actuall / Noticias Democracia

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*